Destacada

Psicoterapia Ansiedad

Las preocupaciones forman parte de nuestra vida. Nos preocupamos a diario por aquellas cosas que son relevantes para nosotros.
Algunas personas están tan invadidas por este tipo de preocupación excesiva que les interfiere de manera insidiosa y significativa en su actividad.

Pues bien, cuando se produce este tipo de situaciones, hablamos del Trastorno de ansiedad generalizada o TAG. Este trastorno, se genera cuando la presencia de un exceso de preocupación que se mantiene en el tiempo, afecta a la vida diaria, llegando a manifestar sensación de estar constantemente nervioso, tensión muscular, sudoración, mareos, palpitaciones, vértigos y molestias estomacales.

Es importante acudir a un psicólogo experto en ansiedad para que pueda evaluarte y así comenzar un tratamiento psicológico y farmacológico, en el caso de necesitarlo.

Reserva cita para comenzar tu Psicoterapia en Madrid Centro: https://www.psicoterapiamadridcentro.com/contacto

 

psicologaenmadridcentro

PSICOTERAPIA MADRID CENTRO

C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid

T. 668 823 484

http://www.psicoterapiamadridcentro.com

El Trastorno de Ansiedad Generalizada o TAG

Según los criterios diagnósticos del Trastorno de Ansiedad Generalizada, el manual diagnóstico DSM-5 (APA, 2013) define este trastorno como:

A. Una preocupación excesiva (anticipación aprensiva), que se produce durante más días de los que ha estado ausente durante un mínimo de seis meses, en relación con diversos sucesos o actividades (como en la actividad laboral o escolar).

B. Al individuo le resulta difícil controlar la preocupación.

C. La ansiedad y la preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes (y al menos algunos síntomas han estado presentes durante más días de los que han estado ausentes durante los últimos seis meses):

  1. Inquietud o sensación de estar atrapado o con los nervios de punta.
  2. Fácilmente fatigado.
  3. Dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco.
  4. Irritabilidad.
  5. Tensión muscular.
  6. Problemas de sueño (dificultad para dormirse o para continuar durmiendo, o sueño inquieto e insatisfactorio).

D. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

E. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a otra afección médica (p. ej., hipertiroidismo).

F. La alteración no se explica mejor por otro trastorno mental (p. ej., ansiedad o preocupación de tener ataques de pánico en el trastorno de pánico, valoración negativa en el trastorno de ansiedad social [fobia social], contaminación u otras obsesiones en el trastorno obsesivo-compulsivo, separación de las figuras de apego en el trastorno de ansiedad por separación, recuerdo de sucesos traumáticos en el trastorno de estrés postraumático, aumento de peso en la anorexia nerviosa, dolencias físicas en el trastorno de síntomas somáticos, percepción de imperfecciones en el trastorno dismórfico corporal, tener una enfermedad grave en el trastorno de ansiedad por enfermedad, o el contenido de creencias delirantes en la esquizofrenia o el trastorno delirante.

La persona que padece este trastorno de ansiedad, lleva a cabo interpretaciones sesgadas que se centran en continuas anticipaciones ansiosas que abarcan diferentes aspectos de la vida de la persona: familia, salud, vida social, profesional, etcétera. Estas preocupaciones suelen aparecer a nivel cognitivo (mental) en forma de: ¿Y si……sucediera eso o tal cosa….?». La presencia de sesgos atencional e interpretativos producen que el paciente se encuentre en un estado continuo de anticipación y de percepción de amenaza , lo que genera una activación continua que ocasiona síntomas
de ansiedad muy intensos y emociones muy desagradables como angustia, tristeza, depresión, malestar emocional crónico, desesperación, desasosiego, tensión muscular, despistes, irritabilidad, problemas del sueño, cansancio, dificultad de concentración, etcétera.

…lleva a cabo interpretaciones sesgadas que se centran en continuas anticipaciones ansiosas que abarcan diferentes aspectos de la vida de la persona

Esta anticipación persistente de sucesos negativos que lleva a cabo el paciente, se diferencia de la preocupación no patológica en los parámetros de frecuencia, intensidad y duración, que se ven incrementados. Además, se produce un sesgo importante y que se va a tener muy en cuenta, como es el significado que se da a la creencia de necesitar dar vueltas a las cosas que se perciben como inquietantes o amenazantes. Esto se tradice en una falta de confianza en los propios recursos para afrontar aquello que temen. Esta infravaloración mantenida, atenta también a la sensación de seguridad y la autoestima.


En nuestra consulta te ofrecemos la atención necesaria para abordar los problemas y trastornos, adecuando en cada caso el tratamiento idóneo para cada persona, proporcionándote la atención psicológica que necesitas empleando tratamiento eficaz con una metodología basada en la evidencia.

Los problemas y trastornos de ansiedad se abordan de manera eficiente desde la Terapia Cognitivo Conductual, la cuál tiene un robusto corpus científico, favoreciendo la salud y autoestima. Si estás buscando un psicólogo en Madrid, o si consideras que necesitas ayuda, puedes realizar una consulta presencialmente en Psicoterapia Madrid Centro, llamando al 668823484 / 910059688, y acordaremos una cita previa para tu sesión informativa.

Puedes reservar online tu primera sesión presencial en el Despacho de Alonso Martínez, directamente a través de la web: https://www.psicoterapiamadridcentro.com/cita-online


O
psicologaenmadridcentro
PSICOTERAPIA MADRID CENTRO
C/ Mejía Lequerica, 3 – Madrid
T. 668 823 484
http://www.psicoterapiamadridcentro.com

#Psicología #psicoterapia #psicologalydiabrea #psicoterapia #ansiedad #estres #angustia #autoestima #tupsicólogaenmadrid #ansiedadgeneralizada #ataquedepánico #crisisdeansiedad #miedos #obsesiones #preocupaciones #depresión #psicólogaenalonsomartínez #DaleUnGiroaTuVida #ansiedadgeneralizada #ansiedad #preocupaciones #obsesiones #miedos #angustia #psicologaenmadrid

Ansiedad o Miedo

Psicologa Lydia Brea

El miedo consiste en una alarma primitiva en respuesta a un peligro presente, se caracteriza por una elevada activación y alto afecto negativo, presenta componentes más biológicos y automáticos llegando a desencadenarse la respuesta lucha-huida, además de una orientación hacia el presente. En cambio, la ansiedad es fundamentalmente de naturaleza cognitiva y una combinación difusa de emociones, que está orientada hacia el futuro. También se desencadenan una serie de reacciones fisiológicas, pero no la respuesta lucha-huida (al menos no suele) como en el miedo.


Por lo general, empleamos indistintamente estos términos. Aunque responden a diferentes escenarios, la persona que acude a consulta por problemas de ansiedad, presenta una serie de síntomas físicos y vivencias, como un ataque de pánico, que no entiende o no ha podido llegar a comprender. Independientemente de las diferencias, lo que tienen en común es la angustia que generan en los pacientes que acuden a consulta, quienes no han tenido la oportunidad en su momento, de poder entender lo que les estaba sucediendo en el momento de sufrir esa respuesta corporal. Por tanto, un punto importante en psicoterapia, es una explicación basada en los conocimientos científicos que tenemos desde una Psicología basada en la evidencia, la cuál está en constante cuestionamiento y revisión.


Se ha estudiado algunos casos para conocer cómo gestionar la ansiedad, de modo que no nos afecte o que no se torne como algo disfuncional. Al parecer, las cebras no sufren problemas de ansiedad. Desarrollan una respuesta adaptativa ante un estresor (p.e un león con hambre), es decir, salen corriendo para salvar sus vidas. Cuando el estresor desaparece, todo ese sistema que se había disparado, vuelve a sus niveles y no se preocupan más por el asunto: viven en el “aquí y ahora”.

Los problemas y trastornos de ansiedad se abordan de manera eficiente desde la Terapia Cognitivo Conductual, la cuál tiene un robusto corpus científico, favoreciendo la salud y autoestima.

Si estás buscando un psicólogo en Madrid, o si consideras que necesitas ayuda, puedes realizar una consulta presencialmente en nuestro Despacho de Alonso Martínez, llamando al 668823484 / 910059688, y acordaremos una cita previa para tu sesión informativa. Puedes tu primera sesión presencial en el Despacho de Alonso Martínez, directamente a través de la web: https://www.psicoterapiamadridcentro.com/contacto

Te proporcionamos la atención psicológica que necesitas empleando tratamiento eficaz con una metodología basada en la evidencia.

Psicoterapia Madrid Centro
Psicoterapia Madrid Centro
Psicoterapia Madrid Centro

Los principales errores de pensamiento que generan ansiedad

Generamos respuestas emocionales ante las interpretaciones que realizamos de los diferentes estímulos y situaciones o circunstancias que nos rodean. Estas respuestas emocionales o estados obedecen a una realidad interpretativa (basada en tu historia de aprendizaje, experiencias propias, etcétera) que, en la medida que se aleja de la realidad perceptiva (la objetiva o descriptiva, la que perciben nuestros sentidos sin interpretar), puede producir malestar psicológico como la depresión o ansiedad.

Según pienso, así temo

Basándonos en que sentimos según pensamos, que la ansiedad es consecuencia de pensamientos sesgados y que al modificar la manera de pensar o interpretar el mundo que te rodea cambiará la forma en que te sientes (ideas de las que parte el marco de la Psicología Cognitivo-Conductual), tiene sentido concluir que una parte importante de la intervención psicológica va a consistir en trabajar sobre esa interpretación sesgada o errónea que has aprendido y a llegado a ser angustiante y más perjudicial para tu salud mental y bienestar psicológico.

Es decir, si de todo el torrente de pensamientos (que son muchos, muchísimos y de la mayoría no somos conscientes), te cuestionas o juzgas a ti mismo/a acerca de esos pensamientos concretos que en un momento dado te sobrevienen y te inundan, como por ejemplo cuando algo nos preocupa, le damos vueltas y se genera una carga emocional que se asocia a dichos pensamientos los cuales, dicho sea de paso, son solo eso, pensamientos, no siempre tienen un motivo concreto por el que aparecen, en ocasiones pueden ser desencadenados por un suceso externo. No los controlamos en absoluto. Estos pensamientos forman parte de ese torrente o actividad cognitiva normal, pero es el juicio que emitimos (p.e.: “no tendría que pensar eso”…”si lo pienso, significa algo horrible de mi”…) lo que va a hacer que nos sintamos mal. Digamos que en ese momento en el que juzgo lo que pienso, estoy poniendo mi foco de atención en eso pensamientos concretos que pasan (de neutros) a ser negativos gracias a ese juicio de valor que emitimos. Además, a nivel de conducta vamos a llevar a cabo intentos (bastante contraproducentes, por cierto) de suprimir dichos pensamientos que pasarán a ser intolerables y que, paradójicamente, vendrán con más fuerza, lo que produce un buen abanico de emociones desagradables o incluso que nos resultan insoportables. Una vez constituido el bucle (p.e.: “no quiero pensar en ello pero no puedo evitarlo”…”es que pienso todo el rato en cosas que no quiero y no sé cómo pararlo ya”…).

…todas las personas sesgamos la realidad puesto que tenemos nuestra propia historia de aprendizaje

A tenor de lo señalado más arriba, la interpretación que se elabora sobre el mundo está mediatizado por esos sesgos cognitivos que dan lugar a unos pensamientos que son filtrados por dichas distorsiones o errores de cognición. Se hace de manera automática tras aprenderlo y practicarlo mucho (durante años, sin cuestionarlo puesto que es la forma en que aprendemos a entender y dar sentido a nuestro entorno), de manera que no somos conscientes ni siquiera de ello. Estos errores suelen repetirse y estar más presentes cuando te sientes angustiado/a o preocupado/a. Los que más detectamos son:

  • Adivinación del futuro: cuando anticipo que va a suceder algo terrible o que para ti es muy comprometedor.
  • Lectura de pensamiento: cuando “adivinamos” lo que la otra persona está pensando de uno/a mismo/a, que nos está juzgando (esto genera muchas veces un nivel de activación alto)
  • Magnificación: o catastrofización, es decir, dar por supuesto que una situación es terriblemente peligrosa o es una catástrofe
  • Etiquetación: consiste en poner una etiqueta, de manera que “encasillamos“, sin que realmente se tenga en cuenta el conjunto de la personas
  • Personalización: básicamente consiste en reprocharse un fallo cometido, por ejemplo. Genera un sentimiento de culpa muy grande.
  • Razonamiento emocional: es cuando se razona en función del estado o emoción que siento.
  • Los “debería”: cuando nuestro diálogo interior incluye la crítica rígida, que determina cómo se tiene que sentir y lo que no tiene que sentir (como si tuviéramos algún tipo de control sobre las emociones…que no)

Modificando la forma de pensar, cambiará la manera de sentirte

Así pues, todas las personas sesgamos la realidad puesto que tenemos nuestra propia historia de aprendizaje. Cuanto más sesgo o margen de error, más me engaña mi cabeza. Por ese motivo, es recomendable no creer todo lo que se piensa. Por tanto, modificando la manera de pensar, cambiará la manera de sentirte.



Es importante acudir a un psicólogo experto en ansiedad y depresión para que pueda evaluar tu caso y así, de ser necesario, comenzar un tratamiento psicológico para poder recuperar tu salud psicológica y bienestar.

Reserva cita para comenzar tu Psicoterapia en Madrid Centro.

Psicologa en madrid centro

 

PSICOTERAPIA MADRID CENTRO
C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid
T. 668 823 484
http://www.psicoterapiamadridcentro.com



Técnicas psicológicas eficaces para el tratamiento de ansiedad

Técnicas para control de ansiedad_psicóloga Lydia Brea

Cuando acuden a consulta pacientes con algún trastorno de ansiedad, proporcionamos una intervención adaptada a la persona que tenemos en frente, empleando técnicas de tratamiento eficaces. Las más habituales son:

  1. Técnicas de desactivación o relajación. Existen diferentes maneras de disminuir la activación fisiológica como son la respiración, relajación muscular, relajación en imaginación, hipnosis, etcétera. Algo que resulta importante, es aprender la técnica correctamente con el/la psicólogo/a y ponerlo en práctica diariamente para así interiorizarlo bien.
  2. Técnicas cognitivas. Se trata de un entrenamiento del paciente en técnicas psicológicas que van a aumentar su capacidad de auto-observación y auto-regulación de los pensamientos o cogniciones y que, a su vez, van a tener una repercusión positiva en sus emociones y conducta. En la primera sesión, se proporciona un breve resumen de cómo se va a proceder en el tratamiento y desde qué marco de la Psicología (en nuestro caso, el marco es el Cognitivo-Conductual). Esto incluye también la información que damos sobre el trastorno que detectamos, así como la manera en que lo abordamos. Dentro de estas técnicas, se incluye la detección de pensamientos negativos, sesgos de interpretación, etcétera, y aprender a modificarlos para lograr una interpretación menos amenazante que está generando y manteniendo el estado ansiógeno.
  3. Técnicas conductuales o centradas en la conducta. Tal como comenté antes, el marco de la Psicología desde el que intervenimos, es el Cognitivo y Conductual. En cuanto a éste último, cabe destacar la exposición a las situaciones temidas siempre pautada por el/la psicólogo/a, quien va a llevar a cabo un seguimiento del proceso y valorando el caso. La exposición se realiza mediante la aproximación sucesiva, es decir, siempre poco a poco y con presencia del principio de refuerzo o el acto de premiarse en vez de castigarse. También incluimos técnicas para enfrentar mejor situaciones que producen ansiedad en el paciente como el entrenamiento en habilidades personales, asertividad.

Por último, es muy frecuente que acudan a consulta pacientes que llevan con un tratamiento farmacológico, incluso que lleven tomando ansiolíticos desde hace años sin que haya desaparecido su problema con la ansiedad y con dificultades para dejar de tomar “sus pastillas”. Este tratamiento debe ser prescrito siempre por un facultativo, quien va a determinar, bajo criterio médico, qué fármaco, cantida y duración. Así como también tiene que ser supervisado por el mismo, evitando la automedicación o el abandono sin haber sido pautado por el médico especialista.

Si bien, en ocasiones, el tratamiento farmacológico es necesario, éste debe ir acompañado de una intervención psicológica en técnicas Cognitivo-Conductual, señaladas anteriormente, para el entrenamiento en control y gestión de ansiedad.

En nuestra consulta te ofrecemos la atención necesaria para abordar los conflictos y trastornos, adecuando en cada caso el tratamiento idóneo para cada persona.



Es importante acudir a un psicólogo experto en ansiedad y depresión para que pueda evaluar tu caso y así, de ser necesario, comenzar un tratamiento psicológico para poder recuperar tu salud psicológica y bienestar.

Reserva cita para comenzar tu Psicoterapia en Madrid Centro: https://www.psicoterapiamadridcentro.com/contacto

Psicologa en madrid centro

 

PSICOTERAPIA MADRID CENTRO

C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid

T. 668 823 484

http://www.psicoterapiamadridcentro.com



¿Cómo sé si tengo ansiedad o depresión?

Algunos de los pacientes que acueden a consulta se autodiagnostican un trastorno de depresión o de ansiedad, según han leido, les han comentado en su entorno o les parece por cómo se sienten (y no andan muy desacertados).

Por lo general, se basan en síntomas que presentan, aunque al realizar la evaluación en consulta, no siempre presentan “el trastorno” que se han autodiagnosticado.

Un motivo de consulta bastante frecuente, es la depresión y ansiedad. Muchos pacientes afirman en la primera sesión que tienen depresión, cuando, tras realizar una evaluación durante las primeras consultas, valoramos que es principalmente un estado de ansiedad lo que está interfiriendo en su equilibrio psicológico de manera significativa, incluso llegan con un abanico ampio de síntomas y un gran malestar.

Si bien es cierto que, cuando se acude al psicólogo, la persona lleva padeciendo ansiedad durante largo tiempo (años incluso), llegando a resultar algo desesperante (ya se ha hecho todo lo que se conoce para poder estar bien y, tras todo esto continúa esa sensación de que algo malo va a suceder, o esos síntomas que no se solucionan tras haber ido al médico…), y pedimos ayuda.

Pues bien, cuando acuden con un “autodiagnóstico” de depresión y también angustia o ansiedad, una cuestión que planteo ante ese estado de desesperación es ¿cómo te sentirías si tu ansiedad desapareciera?

Por lo general, la respuesta suele ser “muy bien”, “sería feliz”, etcétera. Lo que apunta a que ese estado de desesperación, desánimo y tristeza, desaparecería. Conclusión: hay síntomas depresivos, pero no un trastorno como tal.

Una manera de sondear si tengo ansiedad es observar la manera en la que pienso: cuando aparecen muchos “y si…”, anticipo demasiadas situaciones como algo amenazante, horrible en caso de que suceda, además estos pensamientos están presentes la mayor parte del día, desde hace ya tiempo y generan un estado de tensión que, aunque puedo seguir con mi vida, ya empiezan a generar síntomas (afectan a mi sueño, a mi estado de humor, molestias estomacales, constante presión en el pecho o la garganta, etcétera).

Cuando , en cambio, observo que mis pensamientos están más enfocados en un concepto negativo de uno/a miso/a, del entorno y el futuro, lo más probable es que apunte a una depresión.

Cada caso es único y la persona está sometida a diferentes condiciones y estresores, además, ha aprendido a interpretar el mundo que les rodea de una manera concreta, por lo que la intervención, basada siempre en técnicas basadas en una metodología empírica y científica, será adaptada a cada paciente.

Es importante acudir a un psicólogo experto en ansiedad y depresión para que pueda evaluar tu caso y así, de ser necesario, comenzar un tratamiento psicológico para poder recuperar tu salud psicológica y bienestar.

Reserva cita para comenzar tu Psicoterapia en Madrid Centro: https://www.psicoterapiamadridcentro.com/contacto

Psicologa en madrid centro

 

PSICOTERAPIA MADRID CENTRO

C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid

T. 668 823 484

http://www.psicoterapiamadridcentro.com



¿Cómo puedo ser más asertivo?

En consulta es una cuestión que me realizan mucho. Lo primero que hago, es preguntar qué saben sobre eso que llamamos asertividad. Por lo general, la mayoría conoce el significado de este concepto, bien porque lo han buscado en internet, han leído algo sobre el tema o les suena por algo que han aprendido.

La asertividad, podemos definirla como la habilidad de defender nuestros derechos legítimos, respetando los derechos legítimos de los demás (todo un arte). Me gusta puntualizar que es una habilidad, no una capacidad. Es decir, no nacemos siendo asertivos sino más bien aprendemos a comunicarnos de manera asertiva y lo practicamos, hasta que sale de manera automática, llegando a formar parte de una habilidad que pasa a formar parte de nuestra manera de comunicar y relacionarnos, así como algo que nos caracterice. Por tanto, las personas podemos comunicarnos de manera asertiva.

La asertividad, podemos definirla como la habilidad de defender nuestros derechos legítimos, respetando los derechos legítimos de los demás

Como decía antes, es todo un arte. Para empezar, siempre destaco lo importante que es conocer nuestros derechos asertivos, algo que todavía hay quien se sigue sorprendiendo de que los tengamos. Pues sí, no solo los tenemos sino que, además, los vamos a estudiar muy bien porque van a contradecir algunas presuposiciones erróneas de las que hemos partido siempre (nos han enseñado y hemos dado por sentado) y que realmente atentan contra nuestros propios derechos asertivos o contra los derechos de los demás.

No nacemos siendo asertivos sino más bien aprendemos a comunicarnos de manera asertiva

Al repasar el listado de derechos asertivos, la persona va tomando conciencia de algunos conceptos y situaciones que puede manejar de una forma asertiva, con la consecuencia de lograr sentirse más satisfecha (lo que resulta bastante reforzante). Una vez asimilados los mencionados derechos, pasamos a las técnicas asertivas y comunicación eficaz.

Estas técnicas son bastantes conocidas (están por la red), aunque en consulta trabajamos principalmente tres y las combinamos para poner en práctica en la la vida real, empezando por ensayos sencillos hasta llegar a los que resultan más complicados para quien los hace frente.

Una premisa a tener en cuenta siempre que abordamos una situación en la que hemos decidido ser más asertivos, es que con más o menos intensidad, esa ansiedad anticipatoria va a estar presente en nosotros porque supone hacer frente a un escenario en el que vamos a ensayar y, es muy probable que al principio nos parezca algo artificial, incontrolable, pero con varios ensayos, se interioriza y automatiza, llegando a desaparecer o al menos no notaremos esa activación.

En cuanto a la comunicación eficaz, se trata de varias pautas que vamos a poner en juego en cada interacción que llevemos a cabo. Como hemos venido haciendo hasta ahora, se aprenden y después se ponen en práctica.

En realidad, son pocas sesiones las que implican aprender ser más asertivo, pero claro, ¡primero tenemos que aprender! Después, esnsayar mucho, mucho y mucho. Merece el esfuerzo.

Reserva cita para comenzar tu Psicoterapia en Madrid Centro: https://www.psicoterapiamadridcentro.com/contacto

Psicologa en madrid centro
PSICOTERAPIA MADRID CENTRO

C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid

T. 668 823 484

http://www.psicoterapiamadridcentro.com

EL ATAQUE DE PÁNICO

panico

El ataque de pánico no constituye un trastorno, pero sí está presente en diferentes cuadros clínicos y, de lo que no cabe la menor duda, es que llega a producir un malestar intenso en quien lo padece, llegando a poder generar un trastorno como es la agorafobia, un trastorno que puede ser bastante grave e incapacitante. 

El ataque de pánico se define como la aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros diez minutos;

  1. palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca
  2. sudoración
  3. temblores o sacudidas
  4. sensación de dificultad para respirar o asfixia
  5. sensación de ahogo
  6. dolor o molestia en el tórax
  7. náuseas o malestar abdominal
  8. sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo
  9. escalofríos o sensación de calor
  10. parestesias
  11. desrealización o despersonalización
  12. miedo a perder el control o a “volverse loco”
  13. miedo a morir

 

Los trastornos de ansiedad son bastante más comunes de lo que piensa mucha gente.  La reacción de ansiedad comienza en el cerebro y se propaga a través del cuerpo para hacer ajustes para la mejor defensa o reacción de huid. Comienza en una región del cerebro llamada amígdala (el botón del pánico), una estructura con forma de almendra, localizada en el lóbulo temporal del cerebro, y que se dedica a detectar la prominencia emocional de los estímulos: cuánto nos llama la atención algo: la amígdala se activa cada vez que vemos una cara humana con una emoción.

Esta reacción es más pronunciada con ira y miedo. Un estímulo de amenaza, como la vivenciar una experiencia de peligro, provoca una respuesta de ansiedad, lo que genera una activación de la amígdala, que a su vez, activa las áreas involucradas en funciones motoras para la preparación de lucha o huida, así como también provoca la liberación de sustancias y activa el sistema nervioso simpático. Todo esto genera cambios a nivel físico que nos va a preparar para ser más eficientes ante un peligro (real o imaginado/pensado). Así pues, el cerebro se pone en modo de hiperalerta (nos activamos) y se producen reacciones fisiológicas y físicas como: las pupilas y los bronquiosse dilatan, la respiración se acelera, la frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentan (parece que el corazón se va a salir del pecho, o que lo tenemos en la garganta…muchos pacientas llegan a interpretar estas sensaciones como que les va a dar un infarto de miocardio o ataque al corazón), el flujo sanguíneo y la glucosa que nutre  los músculos esqueléticos aumentan, los órganos no vitales en la supervivencia, como el sistema gastrointestinal, se ralentizan (esto puede producir sensaciones de malestar estomacal). 

Cada persona vive la ansiedad de manera diferente, no todos los pacientes describen todos los síntomas. Estos cambios físicos tienen como consecuencia muchas de las sensaciones que inquietan a quien sufre un ataque de pánico o crisis de ansiedad. Todo ello se explica y trata en sesión de psicoterapia.

“Cada persona vive la ansiedad de manera diferente, no todos los pacientes describen todos los síntomas.”

 

Es importante acudir a un psicólogo experto en ansiedad para que pueda evaluar tu caso y así, de ser necesario, comenzar un tratamiento psicológico para poder recuperar tu salud psicológica y bienestar.

Reserva cita para comenzar tu Psicoterapia en Madrid Centro: https://www.psicoterapiamadridcentro.com/contacto

Psicologa en madrid centro

 

PSICOTERAPIA MADRID CENTRO

C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid

T. 668 823 484

http://www.psicoterapiamadridcentro.com

¿Cuándo tengo que llevar a mi hijo a psicoterapia?

Cuando acude a nuestra consulta un padre o una madre para plantearnos la problemática que tiene en casa con su hijo/a, ya han intentado ‘de todo’ y siguen igual, o ha empeorado la situación. Otras veces, son remitidos por el propio centro escolar. Principalmente, suelen pedir un cambio en el comportamiento se su hijo/a y, pese a los grandes esfuerzos, no han conseguido resultados, y los que han podido conseguir, no han durado.

“Quiero que mi hijo sea feliz, me cueste lo que me cueste”, “no para quieto y ya no sé qué hacer, en cualquier sitio se porta bien, pero en casa…”, “va muy mal en el colegio, incluso ha llegado a suspender alguna”.

Cuando el niño o la niña experimenta dificultades con sus emociones y presenta problemas en su comportamiento, es importante que aprenda habilidades para regular y resolver estos problemas. Nos son pocas las situaciones o casos en los que es necesario solicitar ayuda a un profesional experto en Psicología Infantil para intervenir.

Cada niño o adolescente es diferente, para abordar los problemas que presentan los menores es necesario realizar una visión global de la situación, y la familia es el medio más importante. Por ello, es necesaria la colaboración de los padres como herramienta a la hora de realizar la intervención.

Durante el tratamiento, se informa a los padres del progreso de la terapia se les proporciona un asesoramiento ante situaciones específicas para que puedan manejar las dificultades que han derivado a consulta.

En la terapia infantil se realiza una evaluación individualizada y global, llevando a cabo programas de intervención planificados y estructurados que se adapten a las necesidades y la demanda con la finalidad de generar el bienestar emocional y social del niño/a.

Los conflictos que suelen ser motivo de consulta son:

  • Problemas de relación entre hermanos, celos
  • Peleas en el colegio
  • Ansiedad, estrés, inquietud
  • Autoestima, inseguridad
  • Impulsividad, falta de atención, hiperactividad
  • Depresión, tristeza, aislamiento
  • Problemas de conducta, rabietas, peleas

 

Psicologa en madrid centro

Dirección y teléfono de contacto:

  • C/ Mejía Lequerica, 3, 3°dcha. despacho 7 – 28004 Madrid
  • Tlf: 668 823 484

 

NOTA: Toda la información incluida en este artículo tiene propósitos informativo. Si necesitas más consultar alguna cuestión o tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto conmigo mediante los datos indicados en el blog.

Puedes decir NO

Un de los aspectos que caracterizan a las personas es la sociabilidad. Pese a la existencia de diferencias interculturales, nacemos con predisposición a relacionarnos, lo que nos ayuda a sobrevivir. Aunque dispongamos de esta capacidad, debemos aprender a actuar para relacionarnos con los demás, lo cual se aprende a través de la experiencia personal que vamos adquiriendo en nuestro entorno. Iremos interiorizando y poniendo en práctica nuestras habilidades mediante la exposición a diferentes situaciones. En la manera que entendemos las relaciones, van a influir nuestros padres, familia, el colegio, las lecturas y películas que vemos, etc. De esta forma, adquirimos una serie de valores o reglas de compartir nuestra vida con las demás personas.

Somos como somos en función de las experiencias que vivimos.

Como consecuencia, hay personas que parecen haber tomado una gran conciencia de sí mismas y de sus preferencias, derechos, objetivos y han aprendido a defenderlos de manera asertiva.

autoestima_Lydia Brea

La asertividad es una habilidad aprendida para expresar de forma directa y clara lo que pensamos, sentimos o deseamos, respetando los derechos, sentimientos y deseos de los demás.

Tener un estilo u otro a la hora de relacionarnos, dependerá de múltiples elementos y la combinación única de éstos. Ademas de aprender la manera en que tenemos que actuar, también ocurre lo mismo con la forma de pensar, estableciéndose un sistema de creencias a través de las cuales entendemos y estructuramos el mundo que nos rodea y nuestro día a día. Las que tenemos en cuenta en psicoterapia, son aquellas ideas o creencias que se han constituido acerca de uno/a mismo/a, del entorno y del futuro. Las primeras, van a formar la base de nuestra autoestima; la segunda determina algo que tratamos bastante en consulta como es la sobrevaloración de la importancia de ser aceptado/a por los demás (llegando a ‘pisotear’ muchos de nuestras preferencias y deseos para no decepcionar a los demás); por último, las creencias formadas acerca del mundo, están relacionadas con lo que es ‘normal’ y lo que no, lo que es justo o injusto, lo que debe suceder o no, etcétera, lo que va a poner a prueba nuestra tolerancia a la frustración y de aceptar lo que sucede en el mundo, lo que guarda una estrecha relación con la la sensación de infelicidad y la vulnerabilidad a padecer diferentes trastornos psicológicos como la depresión. 


Si estás buscando un psicólogo en Madrid, o si consideras que necesitas ayuda, puedes consultarnos dirigiéndote a Psicoterapia Madrid Centro, con sede en Alonso Martínez, llamando al 668823484 / 910059688, y acordaremos una cita previa para tu sesión.

Te proporcionamos la atención psicológica que necesitas empleando tratamiento eficaz con una metodología basada en la evidencia.

PSICOTERAPIA MADRID CENTRO
C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid
T. 668 823 484
www.psicoterapiamadridcentro.com







 

 

 

 

 

 

Sigue leyendo “Puedes decir NO”

La culpa y el autorreproche

El sentimiento de culpa se alimenta de un autodiálogo automático, y a veces no tan automático (“tendría que haberlo hecho antes”…”si lo hubiera dicho, entonces no estaría ahora así…”), de autorreproches, generando sentimientos de abatimiento, nerviosismo y tristeza muy destructivos.

La culpa es aprendida, la interiorizamod desde pequeños a través de una serie de normas que nos van inculcando y que posteriromente, vamos a aplicarnos. Se trata de un sentimiento irracional que puede puede llegar a ser excesivamente rígido y causar un estado de depresión y constante rabia (el autorreproche). Puede surgir cuando nos juzgamos por haber infringido nuestro sistema de creencias (cuando pensamos de manera muy rígida que algo que ‘debía ser’ y no fue, nos juzgamos y sentenciamos que lo hemos hecho mal y que es inaceptable. 

culpa

Toda moral consiste en un sistema de reglas y la esencia de cualquier moralidad hay que buscarla en el respeto que el individuo adquiere hacia estas reglas… Las divergencias doctrinales aparecen sólo cuando se trata de explicar cómo llega la conciencia al respeto por estas reglas” (Piaget, 1932, p.9).

Pues bien, cuando tomamos una decisión, actuamos de determinada manera, lo hacemos con la información que tenemos en ese momento. Cuando nos reprochamos más adelante en el tiempo, el no haberlo hecho de esta u otra manera, estamos exigiéndonos conocer en aquél momento temporal, lo que sabemos en la actualidad…algo poco probable teniendo en cuenta que, de haberlo sabido, es muy probable que no hubiéramos actuado de aquella manera. Es decir, que exigirse adivinar lo que sabremos en un futuro, es irracional y muy rígido y, además, nos va a producir sentimientos de frustración, indefensión y ansiedad.

Te propongo que ejercites la compasión (o autocompasión) para disminuir el sentimiento de culpa y poder centrarte más en el presente, para así poder poner en práctica acciones orientadas más a una solución o, en el caso de que no pueda solucionarse, al menos dejar de hacerte responsable de algo que no estaba en tu mano.

En psicoterapia se trabaja mucho con este sistema de creencias altamente dañino y lastrante, revisando los valores aprendidos e interiorizados por el paciente que lucha entre lo que “debe ser” y “lo que es”.

 


Si estás buscando un psicólogo en Madrid, o si consideras que necesitas ayuda, puedes consultarnos dirigiéndote a Psicoterapia Madrid Centro, con sede en Alonso Martínez, llamando al 668823484 / 910059688, y acordaremos una cita previa para tu sesión.

Te proporcionamos la atención psicológica que necesitas empleando tratamiento eficaz con una metodología basada en la evidencia.

PSICOTERAPIA MADRID CENTRO
C/Mejía Lequerica, 3 – Madrid
T. 668 823 484
www.psicoterapiamadridcentro.com







 

 

 

 

 

 

#Psicología #psicoterapia #psicologalydiabrea #psicoterapia#ansiedad #estres  #culpa #depresion  #tristeza #angustia #autoestima #tupsicólogaenmadrid #ansiedadgeneralizada #ataquedepánico #crisisdeansiedad #miedos #obsesiones #preocupaciones #depresión #psicólogaenalonsomartínez #DaleUnGiroaTuVida #ansiedad #preocupaciones #obsesiones #miedos #psicologaenmadrid